Salvador Tóxico publica su “Catálogo de Planetas”

facebooktwitterpinterestmail

 

Nuestra valoración:

 

Catálogo morado

 

Con un atrayente giro en el sonido respecto a su debut, y aunando electrónica emocional, pinceladas de pop clásico y un electropop elegante y melancólico, acogemos el esperadísimo segundo álbum de Salvador Tóxico, el proyecto artístico de Javier Castellanos, marcado por bellas melodías y voces sugerentes y aterciopeladas que visten con sutileza letras sobre amor y desengaño, soledad y distanciamiento, entrega y aflicción, que admiten distintas interpretaciones en función del estado de ánimo, las experiencias vitales o el bagaje sentimental de quien las escucha. Entre las colaboraciones, destacan los coros de Santi Diego y Noelia Cabezas de Capitán Sunrise, dos grandes letras de Manuel Jiménez, el bajo de Rafael Casquel y un espectacular diseño gráfico de Mutador Estudio, que convierte la edición física de este “Catálogo de planetas” (The Borderline Music, Disc Medi / 2016) en una pequeña joya.

Catalogo cajas

 

La agradable conmoción que generó el pop intimista y nostálgico de “Animalismo” deja de suponer una losa a medida que la calidez sonora de este “Catálogo de Planetas” y la honestidad lírica de Salvador Tóxico van emocionando y derribando las defensas a golpe de escucha, calando como una fina lluvia que poco a poco acaba empapándote por completo. Sensaciones contradictorias afloran en la apertura con “Micromundo”, con unas bases de corte épico surcando esta canción que, a falta de un estribillo más definido y melódico, nos regala preciosos teclados, bellos coros y arreglos de cuerda en un ensoñador final con un delicioso guiño a los mejores Coldplay, amortiguando la tibieza melódica del tema. Difícil no rendirse a la reconfortante brillantez de “Equipaje de arena”, un hermoso poema de Manuel Jiménez maravillosamente musicalizado por Javier Castellanos con delicados coros de Santi Diego, que trata en clave metafórica sobre el miedo al distanciamiento y el anhelo de una relación compartida para dejar atrás el lastre de la soledad. La intensidad va creciendo a medida que nos envuelven los ecos guitarreros de “La fiebre”, desafiando la dulce sonoridad que los omnipresentes coros de Noelia Cabezas imprimen a esta pieza de pop melódico, vivaz y accesible, con un leve aroma a La Buena Vida, y un arrebatador fade de guitarras ideal para disfrutar en directo. Más contundente resulta el technopop nostálgico de “Dentro de tu pijama”, y ese estimulante pulso entre los punteos, los bajos, las bases y los teclados luminosos, creando una hipnotizante mezcla que invita al baile sin reservas en esta historia de segundas oportunidades.Catálogo coloresLa vida y la muerte” se reivindica como una oda moderna al amor eterno impregnada de un misticismo melancólico en un tono susurrante muy conmovedor (en la línea de “Lo eterno” de su anterior álbum), con progresiones melódicas que te dejan al borde de la lágrima, acrecentando la intensa carga emocional del álbum. La sencillez acústica de la expeditiva “Radiografía de una vida mínima” destila nostalgia primaveral y una engañosa luminosidad que no oculta un resignado pesimismo y desconfianza en el género humano. Sorprende el constante crecimiento de “Aunque sea de lejos”, desde la solemnidad de los envolventes teclados que evocan a Joy Division, hasta los insistentes riffs que van engrandeciendo el tema hasta que te descubres moviendo los pies sin poder dejar de bailar.

 

ST - No (Misterfly RX cover)

El pop más luminoso, melódico y aparentemente desenfadado reaparece en el primer single “No”, con teclados afligidos atravesados por guitarrazos que subrayan cierta añoranza y rencor por lo que no pudo ser, acallados por una amarga frustración (“No me vuelvas a decir que quieres más de mí, no me vuelvas a escribir que no volverá a ocurrir…”). Su logrado estribillo parece revivir aquellas melancólicas escenas de pérdida que se retrataban en “Me voy a París”, creando momentos de gran intensidad, quebrada por ese abrupto final (“No he vuelto a pensar en ti”) que te deja helado. La radiante remezcla de Misterfly extrae gran parte del potencial bailable de este single, al tiempo que utiliza efectos que dejan al descubierto esa amargura subyacente que lo hace tan irresistible. Como broche perfecto, llegamos a la apuesta de corte más experimental “Si soplas”, sumergiéndonos en una nebulosa de sonidos lo-fi, con texturas rasgadas, bases entrecortadas e intrigantes, puntos de inflexión melódica (“que tengo ganas de más, subir hasta el cielo, y luego bajar”) que te desarman, y una embriagadora progresión instrumental que, a base de acordes y esos teclados tan OMD, te arrastran mansamente hacia el final, hasta que el viento acaba silenciándolo todo.

Catálogo_arte-st

 

valoración de nuestros lectores
[Média: 5]

 

Ya se puede comprar “Catálogo De Planetas” en Itunes, Amazon, a través de Mutador… y próximamente en tiendas fnac y El Corte Inglés.

Tambien lo podéis escuchar en Spotify o en Bandcamp

 

Salvador Tóxico publica su “Catálogo de Planetas” el 15/03/2016 rated 4.5 of 5
facebooktwitterpinterestmail

You may also like...

1 Response

  1. Manu dice:

    Madre mía…que análisis tan bonito. Casi tanto como el propio disco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR