SUPER o la extraña deriva discotequera de Pet Shop Boys

facebooktwitterpinterestmail

 

Nuestra valoración:

Tentaciones Neil Tentaciones Chris

 

 

SUPER 4 COLOURS

Tras una brillante y original campaña promocional, “Super” (x2 / 2016), el segundo álbum de Pet Shop Boys en colaboración con el productor Stuart Price tras el aclamado “Electric” (2013), irrumpe en plena explosión primaveral con más color y expectativas que resultados, y dejando más sombras que luces, marcado por la tremenda descompensación de los temas, una desafortunada producción que desnaturaliza el sonido Pet Shop Boys y la práctica ausencia de los hits memorables del dúo como tónica dominante, que le hace perder el pulso con su predecesor. Ya se advierte esta tendencia desde su presentación con “The Pop Kids” (probablemente el single de adelanto más flojo desde “Before”) con su estribillo ramplón y la inocente simpleza de su letra (casi imposible intentar cantarla, traducida o no, sin sonrojarse), que oculta sin embargo una entrañable retrospectiva de la escena pop y disco de los 80 y 90, reivindicando en el fondo una nostálgica vuelta a la juventud, que muchos, al calor de la novedad, han querido elevar a la categoría de hit, amparados asimismo en su contundente producción. Sin embargo, podría citar sin mucho esfuerzo entre 10 y 15 caras b con un nivel bastante superior a este anticipo.

The Pop KidsLo cierto es que con su obsesiva recreación / actualización de los sonidos disco, house y trance de los 90, y en la línea opuesta a lo que lograra Trevor Horn en “Fundamental”, Price ha traicionado en gran medida la esencia synthpop y la inconfundible grandilocuencia del dúo, tentado en esta nueva etapa por abarcar a un público más amplio, joven y discotequero. Y lo que es más alarmante… el discreto perfil de muchos temas hace que su valoración no se mida tanto por su calidad intrínseca, sino más bien en comparación con otros aún menos logrados… lo nunca visto en la trayectoria de Pet Shop Boys. Sólo así podemos abandonarnos al baile con la atrayente y pegajosa crudeza maquinera de “Happiness”, obviando ese sabor country de su escueta parte vocal, o acabar aceptando sin llevarnos las manos a la cabeza el refinado acercamiento al reggaeton en “Twenty Something” si excusamos el contoneo de los ritmos latinos, quedándonos con su nostálgica melodía y esa característica vocalización de Neil, idónea para retratar la realidad de una parte de la juventud londinense. O conformarnos casi con resignación con la trillada vulgaridad disco en la que se instala la eufórica “Groovy”, disfrazando sus carencias melódicas y líricas a golpe de teclados house y bases vibrantes, o con el pulso cálido del posible grower “Say it to me”, que podría situarse entre un descarte de Madonna o el chillwave de uno más de los hypes australianos.

Super_light blueSuper promo_colour bubles

 

Otros temas semiinstrumentales además de “Happiness” oscilan entre la mera anécdota de la divertida pieza experimental de tintes rave y samples italo de “Pazzo!”, y la sublimación mística de “Inner Sanctum”, un interludio trance con un agradable aroma a Faithless de grandes intenciones aunque frustrante ejecución, con esa intrigante ascensión contenida que nos sitúa al borde de un éxtasis inalcanzable que tan fielmente refleja el teaser del vídeo promocional, fenómeno similar al experimentado con “Vocal”.

 

 

La endémica habilidad recurrente en algunos álbumes de Pet Shop Boys de deslucir sus entregas con discretos rellenos, mientras relegan grandes temas con potencial de single a simples caras b, vuelve a cobrar fuerza en este álbum. En este sentido, los meritorios sintetizadores y el sonido más identificable que encontramos en la sombría “The Dictator Decides” no son suficientes para poder desprenderse de su etiqueta de cara b, pudiendo incluso llegar a crispar a quienes hemos sucumbido a la arrebatadora oscuridad de “In Bits” o la exultante exhibición melódica de “One-Hit Wonder” como caras b de “The Pop Kids”, privadas de lucir en el álbum como merecerían. No pasa un mínimo control de calidad ni como cara b la soporífera “Sad Robot World”, más incardinable en “Elysium”, donde no habría resultado tan irritante aunque sí igualmente vacía e insípida. Sensación de relleno a la que tampoco escapa el cierre con la divagativa e intrascendente “Into Thin Air”, a caballo entre el break beat y el jungle, otra cara b ascendida a album track. Y es que tanto la producción como el cuestionable nivel compositivo de “Super” le han arrebatado ese toque genuino e inconfundible que siempre se espera de los Pet Shop Boys, logrando que lo recorra de principio a fin una desoladora sensación de que este álbum podría haberlo grabado cualquier grupo o artista de corte dance pop, con o sin trayectoria previa.

Super images

Al margen de los galardones que cada uno quiera otorgar a la discutible aunque excitante “The Pop Kids”, si tratamos de objetivizar los verdaderos logros de “Super”, salvando el purismo que otorgan 30 años de intenso seguimiento y devoción, tan sólo atisbamos a los Pet Shop Boys más auténticos y reconocibles en dos dignos cortes que ilustran a la perfección esta disparatada descompensación del álbum. La resaca del rompepistas “Undertow” nos devuelve los estribillos incisivos y el potencial melódico de las estrofas marca de la casa, ofreciendo uno de sus momentos más frescos y valiosos. Pero es sin duda la sofisticada “Burn” la que rescata con gran brillantez los teclados majestuosos de tintes dramáticos y el esplendor melódico característico del dúo, a pesar de la obstinada contención que impide que estalle el clímax que reclama un estribillo tan sugerente y premonitorio (“I’m gonna burn this disco down until the morning comes”). Es el tema que con mayor habilidad tiende ese puente entre los Pet Shop Boys más clásicos e inconfundibles, el Nu-disco y la estela del 90’s revival a la que parece arrastrarles Stuart Price en pos del intenso aunque efímero éxito comercial que probablemente alcanzarán. Aunque “Super” no llegará a incendiar el panorama disco, estos breves destellos de lucidez nos hacen seguir confiando en la buena forma de Neil y Chris, pero mucho me temo que este apresurado y extravagante álbum pronto se diluirá en la vorágine del consumo fugaz y no logrará envejecer con la misma dignidad que sus autores.

 

Attitude_Neil&Chris

 

valoración de nuestros lectores
[Média: 2.6]

 

 

Super promo poster

SUPER o la extraña deriva discotequera de Pet Shop Boys el 01/04/2016 rated 2.8 of 5
facebooktwitterpinterestmail

You may also like...

6 Responses

  1. Que poco me ha gustado el disco. Ya sabes, mi favorito es Release, este por lo tanto está a años luz de ese tipo de música

  2. Ginebra dice:

    “Trillada vulgaridad del disco”. Obviamente, están hablando tus prejuicios: tus opiniones estan sesgadas y dificilmente podría tomarte en serio. El disco es un género musical que está básicamente enraizado en los origenes de este grupo. Tanto como el house y el dance. Fue Passion de las Flirts y la música de Bobby O lo que hizo que nuestros héroes se decidieran a hacer música. Son ellos, los que alucinaron con “I feel love” de Donna Summer. Parece que muchos piensan que los PSB son solo Release o Very (albumes que me encantaron tambien) Pero los PSB son mucho, mucho más que eso. Y con este brillante disco están regresando a sus orígenes. Han dejado de lado su cariz más pop o sus inclinaciones más oscuras por un momento y han querido adueñarse de las pistas de baile otra vez, (siendo ellos mismos asiduos a las discotecas desde los 80 hasta el dia de hoy, era esperable que hicieran algo así) Y han dado cátedra de cómo debe sonar el Dance en el siglo XXI, han logrado con maestría hacer algo que los actuales musicos de EDM jamás podrán: Es una bofetada en la cara a la actual escena musical electronica comercial que domina las mejores discotecas del mundo. Y qué bofetada. Le han dado la oportunidad a esta nueva generación de gozar de una música bailable y con clase al mismo tiempo. Pero parece que es un pecado hacer Dance o Disco hoy en día, porque “Eww, Disco, you know”. Pero el Disco está en el ADN de Lowe/Tennant, aunque no quieran aceptarlo. Para mí, este album es una obra de arte del Dance, una reinterpretación de un viejo injustamente vapuleado, de un género en decadencia. Y aún más brillante que Electric, que también es una obra maestra. Parece que hay gente que se ha quedado en el pasado. Bueno, no Tennant, no Lowe. Y yo, tampoco.

  3. DJ Farrow DJ Farrow dice:

    Toma ya… “disco brillante” (un disco plagado de descartes y casi sin hits), “bofetada en la cara a la escena musical electrónica” (la bofetada en la cara nos ha han dado ellos y Price con este timo de álbum).

    No creo que se trate de prejuicios, ya que disfruté intensamente tanto “Bilingual” como “Release”, sus dos álbumes con sonido más diferente. Lo que Pet Shop Boys han hecho siempre es electropop, no disco, por mucho que te remontes a Bobby O. Pero si quieres verlo así, perfecto… grupo disco por excelencia en el mejor momento de su carrera. Siento que te irriten tanto las reflexiones de alguien que no es talifan… y que necesites agarrarte al argumento de los prejuicios para intentar desacreditar una reseña con un fuerte espíritu crítico (reconociendo tanto los logros como los errores) que se atreve a decir sin tapujos que no me gusta que me tomen el pelo. Mi casa es un santuario de Pet Shop Boys, les he dedicado y les sigo dedicando gran parte de mi vida (coleccionismo, giras…), así que no soy sospechoso de nada, pero también soy ateo y no me gusta “comulgar con ruedas de molino” (un refrán recurrente en un país con libertad de expresión). Basta con que leas algunas impresiones publicadas en medios ingleses y comentarios de fans para que descubras que hay mucha gente que piensa que la producción de Price ha sido un despropósito, por no hablar de los temas tan poco inspirados. Según pude leer ayer, donde muchos ven “cheap disco”, además de un album “punky, urgent and laser bright”, o también “a pastiche of the Boys”…, además de otras lindezas de algunos comentarios muy críticos, tú ves la sublimación del género disco… Ole. Me parece una actitud genial, porque con lo poco que les pides te has ahorrado el cabreo de tener que ver en un álbum temas tan sosos y flojitos, sin duda serás mucho más feliz con esa falta de exigencia, tanto en la música como en la vida en general.

    En el fondo, si has estado 30 años comiendo jamón serrano de la mejor calidad, te irrita que de repente te den mortadela. Es así de claro. Pero si te conformas con mortadela, me alegro mucho.

  4. David dice:

    Ginebra, lo que ha hecho Stuart Price con PSB no tiene perdon. Price decidio dedicarse a esto cuando escucho Introspective y se hizo mundialmente famoso (antes era un DJ del monton) imitando el sonido PSB en un disco de Madonna. Asi que no le encuentro explicacion a que, habiendo conseguido cumplir su sueño de trabajar con sus heroes, haga este disco low cost con presets de su Mac. Todo lo que suena en Super esta ya inventando. Y ademas, ha sesgado su contenido eligiendo algunos temas mediocres cuyo destino era ser caras B solo porque eran mas adecuadas a sus habilidades y descuidando los detalles que hacian los albums de PSB unicos. La gente se quejo de Elysium, lo que dio lugar a Electric y (dado su exito de ventas) Super. Asi que es justo que muchos fans nos quejemos de estos discos, comerciales y para el consumo rapido, donde parece que Stuart Price ha tomado el mando.

  5. Malvina dice:

    opino igual que ginebra, dejen de quejarse y disfruten este discazo.

  6. octavio dice:

    Estos no son mis pet shop boys….otro disco mas muerto, vacío por dentro, sin ninguna cancion que me encienda, me motive, me haga emocionarme. No me importa, llegando a un punto, que al igual que depeche mode en los noventa, me incluyesen guitarras, o algo diferente, aunque cambiase algo el estilo, si me apasionara al menos algún canción…..pero no ha sido asi…. Can you forgive her? , domino dancing.. .no, no son solo los títulos de canciones, son frases que canto y siento a menudo…..de este disco. . No siento nada….saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR